Crónica de una boda

Hace demasiado que no escribo por aquí, y qué mejor forma de hacerlo que con algo que me ha dado el coñazo varios meses. Los que me conozcáis o me sigáis por twitter, ya sabéis de qué hablo; ya que llevo quejándome ni se sabe cuánto tiempo sobre ello.

No me gustan las bodas. Aborrezco seguir las tradiciones. No me sirve el “siempre se ha hecho así”. Odio el “tienes que” y el “no puedes”. Detesto el protocolo. Me incomoda toda la farándula que implica una celebración de esas características y todo lo que conlleva: desde el madrugón para adecentarte la cabeza y cara en la peluquería, al tener que brindar con cava aunque su sabor te produzca arcadas, pasando por el besuqueo constante a familiares y conocidos porque eres la hija de. Y no me hagáis hablar de las semanas previas en las que no dejas de escuchar cosas como “¿Qué te vas a poner?”, “¿Cuándo vamos a comprar la ropa para la boda?” o “¿Tienes todo ya para el sábado?”. Sigue leyendo

Salvajadas de la RAE

Hace algunos días leí que la RAE publicará la 23ª edición del Diccionario de la Lengua Española a finales de este año. Sin venir a cuento me puse a indagar en ello y no he podido sorprenderme más. Sabía que había “aceptaciones” más que dudosas, pero una vez te pones a buscar es para caerse de culo.

Para empezar tenemos un montón de adaptaciones que lo único que hacen es dejar claro que nuestra rica lengua desiste en enseñar a hablar a los más catetos, sin ánimo de ofender. Todo sabemos que la RAE terminó por aceptar asín como la forma vulgar del adverbio así. Pero, ¿qué narices significa eso de “con la n de otras partículas”? ¿Qué partículas?

En ese grupo de adaptaciones también podemos encontrar las fabulosas crocodilo, almóndiga, toballa, vagamundo y murciégalo. Vagamundo la dejo pasar por tener mucha más clase que vagabundo, pese y a que es considerada el vulgarismo de la segunda, pero eso de vagamunda suena muy extraño. Murciégalo, para mi sorpresa, es la palabra original para nombrar a estos animalillos así que es simple arcaísmo de murciélago. Doy gracias a la RAE por tanta sabiduría.

¿Qué decir de crocodilo, toballa y almóndiga? Yo las veo como pioneras del Gran Libro de los Vulgarismos, dónde podrás encontrar palabras como mondarina, abujero, cocreta, fragonetahaiga se acepte como el presente del subjuntivo del verbo haber. Huele a best seller. Ese libro incluiría las tan aclamadas muslamen, pechamen y culamen, que por si hay alguna duda, ya forman parte de nuestra querida lengua. Sigue leyendo